miércoles, 8 de febrero de 2012

En recuerdo de Federico Riera-Marsa:

De Presidente de los Industriales de la Alimentación de España, a Presidente de los Bancos de Alimentos de EspañaFederico fue un emprendedor

En primer lugar era un empresario y comenzó muy joven, apenas cumplidos veinte años, y en plena contienda de la guerra civil – habia que dar de comer a una población hambrienta aprovechando su inventiva y en plena carestia de huevos, comercializó la primera tortilla sin huevo aprovechando  substitutos de los cereales. Entonces ya demostró su valia con especiales dotes para el màrqueting. Realmente fue genial, primero con la marca Oxford y después con una segunda marca, que denominó Cambridge.  En 1940 acabada la guerra, y con su hermano Nicolás creó la empresa “Industrias Riera Marsá S.A.” que fabricaba cremas de arroz y la marca de levadura y flan Royal, que todavia hoy comercializa. Riera-Marsa se convirtió, en plena autarquia, en una de las primeras industrias del Estado, donde seguia creando nuevos productos. En los años 60, se asoció con la transnacional norteamericana Nabisco (hoy absorbida por Kraft), y en los buenos momentos diversificó las inversiones para entrar en otros negocios.

Federico fue un representante nato de la indústria alimentária.
Federico fue una persona con un alto sentido cívico y asociativo. Por su carácter trabajador, moderado, dialogante y pactista fue escogido varias veces para dirigir asociaciones sectoriales. Así, en los años setenta colaboró en la creación de la Federación de Indústrias de Alimentos y Bebidas (FIAB) y fue su primer presidente. Era necesario que el sector de indústrias alimentarias estuviera agrupado para hacer frente a la modernización del sector y a los retos de la demanda creciente de alimentos y la siempre esperada homologación con el Mercado Común. En 1982 fue presidente de Alimentària y entre 1984 y 1996, de la Asociación de Codificación Comercial (AECOC), promotora en España con un éxito rotundo del moderno sistema de codigo de barras que permite la trazabilidad y facilita la gestión de toda la cadena alimentária.

Su segunda vida al servicio del Banco de alimentos
Federico Riera-Marsa fue Presidente del Banco de Alimentos de Barcelona durante los años 1999 y 2000. Federico Riera-Marsa fue también el primer Presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos,.desde 1995 a 2002. Comenzó su acción en el mundo de los Bancos de Alimentos de la mano de Josep Torner, el primer presidente del Banco de alimentos de Barcelona. En 1990, una vez jubilado a los 73 años, comienza una nueva vida activa. Asume la vicepresidencia y rápidamente aporta una nueva visión empresarial al servicio de los desafavorecidos. Junto a Manel Raventós se plantea renovar el sistema de trabajo y propone estar al servicio de los pobres con criterios de eficiencia y modernidad. Por eso, es necesario que los Bancos también sean fuertes a nivel de todo el Estado y constituye en 1995 la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) que acon grandes esfuerzos personales consigue que esté representada en todas las províncias de Cataluña y de toda España. En 2002 es nombrado Presidente de Honor. A nivel europeo participa en la Federación Europea de Bancos de Alimentos que actualmente está representada en la mayoria de Estados de Europa y participa en la primera multinacional europea de los pobres. Hizo suya la frase de la Madre Teresa de Calcuta. “Lo que me escandaltza no es que haya ricos y pobres, sino el despilfarro”.

Un Hombre con principios
Era un Hombre humilde, trabajador, predicaba con el ejemplo y personalmente no derrochaba. Era un hombre de valores sólidos. Las reuniones de los Bancos de Alimentos tanto españoles como europeos eran frugales y austeras. El banco de los pobres tenia que dar permanentemente testimonio de la pobreza en sus acciones, cumpliendo, eso si, todas las normas de seguridad e higiene alimentaria. Los desafavorecidos tenien que ser los mejor tratados. Para él, recoger los alimentos excedentes de las industrias, era una solución moral pero también práctica. Si queriamos recibir alimentos teniamos que ser útiles a las empresas alimentárias, y habia que introducirse en sus esquemas de logística. En  este mundo de las indústrias era un excelente relaciones públicas, era un caballero, un buen conversador, conocia bien la conyuntura económica y sabia convencer. Pero por encima de todo tenia paciencia y era perseverante en sus acciones, y “por Dios”, como dicen en mi pueblo, estos valores fueron necesarios para constituir la Federación Española de Bancos de Alimentos.

Finalmente querria decir que amaba mucho a su família, y es un honor poder decir que el Banco de Alimentos también formaba parte de su família.

Lo tendremos permanente en nuestro recuerdo. (febrero 2011)
Jordi Peix 
(Traducción Rosa Rodriguez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario